Amadeu Adell “Innsbruck”, un disco de jazz de autor que trasciende del mero ejercicio estilístico y que no persigue virtuosismos inocuos.

CD-cover Amadeu Adell - Innsbruck

La propuesta de Amadeu Adell, compositor de todas las piezas de este CD y líder de un combo formado por lo más granado del jazz valenciano (José Luis Granell a los saxos soprano y tenor, Miquel Ëngel Casany a la guitarra y Juanjo Garcerá a la batería), es de una honestidad interpretativa apabullante. Cada una de sus composiciones es como una confesión al oido; como discretas confidencias de un músico curtido en mil batallas sonoras, de un músico que bebe de diversas fuentes musicales y que es capaz de sintetizarlas en un discurso íntimo y henchido de un lirismo arrebatador.

Confidencias muy intimas

NOTAS CD BY JOSE LUIS GALIANA GALLACH

Nos encontramos ante un disco de autor. Ante un disco que trasciende del mero ejercicio estilístico y que no persigue virtuosismos inocuos, un anhelo que, por desgracia, anida en demasiados compactos de un tiempo a esta parte.

Nos encontramos ante una declaración personal de unos principios estético-musicales no intercambiables. “Innsbruck”, del contrabajista valenciano Amadeu Adell (Alzira, 1968), entra a formar parte de una amplia discoteca integrada por una colección de jazzmen valencianos que desde hace más de una década vienen mostrando una voz propia dentro del actual panorama creativo español. Lejos de encorsetamientos susceptibles de ser etiquetables, de anclajes en una tradición improductiva y de sumisiones a una crítica encastillada en rancios puritanismos, el jazz valenciano vive uno de sus momentos más brillantes, heterogéneos y de mayor proyección hacia el exterior. Para muestra valga este botón repleto de sugestivos bits sonoros.

La propuesta de Amadeu Adell, compositor de todas las piezas de este CD y líder de un combo formado por lo más granado del jazz valenciano (José Luis Granell a los saxos soprano y tenor, Miquel Ëngel Casany a la guitarra y Juanjo Garcerá a la batería), es de una honestidad interpretativa apabullante. Cada una de sus composiciones es como una confesión al oido; como discretas confidencias de un músico curtido en mil batallas sonoras, de un músico que bebe de diversas fuentes musicales y que es capaz de sintetizarlas en un discurso íntimo y henchido de un lirismo arrebatador.

De la primera composición, “Vals for Andrea”, brotan claras y agradables influencias de los tríos billevansianos. Se trata de una pieza de perfiles melódicos amables y transparentes, en la que Adell, en solitario, traslada al oyente un fraseo tan económico como efectivo. (él es consciente de que el creador que busca la sencillez encuentra el camino hacia la gran expresión musical). “Pass”, un funk de honda frescura con improvisaciones verdaderamente estimulantes a cargo de Granell y Casany, deja paso a uno de los temas más interesantes del disco: “Mr. Marc”, con el que Adell rinde homenaje a su admirado contrabajista Marc Johnson. Se trata de un jazz contemporáneo, de elaboradas armonías y compleja estructura que brinda grandes posibilidades a los improvisadores para mostrar sus virtudes que no son pocas en este caso. Una bella y cadenciosa introducción de Adell inaugura “êngava”, una balada de cuidadosos contornos melódicos y armónicos que Casany expone con su elegancia acostumbrada e inconfundible lenguaje guitarrístico, seguida de un breve pero sólido solo de Granell al tenor. La composición “C.T.T.,” que bajo el título Cuando todo termine fue registrada en 1997 en el disco Jazznosiene bajo el liderazgo compartido de Adell y el pianista Pedro Aznar, insiste en el registro de la balada. Un registro en el que Amadeu Adell despliega con gran generosidad sus dotes creativas e interpretativas. Innsbruck es la pieza que pone nombre a la ópera prima de Amadeu Adell. Inspirada en esta ciudad alemana Duna costumbre muy cultivada entre los jazzmen de todas las épocas y lugares y después de una introducción de car‡cter muy abierto, la composición conecta con un moderno jazz de importación que recuerda a los trabajos de los Lovano, Redman, Marsalis, etc. y en la que tiene lugar un intercambio de improvisaciones: una, totalmente liberada de armonías, entre Garcerá y Granell al saxofón soprano; otra de Miquel Ëngel Casany, acompañado por Adell en el ostinato y Garcerá en el swing. Una composición realmente estimulante. Para acabar, “Bolillos”, un tema de aire festivo y desenfadado, que se debate entre la bossa-nova y el funk y que guarda unas reconocibles simetrías tanto formales como armónicas.

Nos encontramos ante un disco vivencial que pide ser vivido en una (o muchas) escuchas atentas.

JOSE LUIS GALIANA GALLACH


Primer álbum del contrabajista Amadeu Adell

“Resulta ya evidente que la aparición del sello Omix esta suponiendo un revulsivo impresionante dentro del jazz valenciano. Y el hecho es de los que merece celebrarse por cuanto, como señala José Luis Galiana en el libreto interior de este “Innsbruck”, la Comunidad está pasando por un momento dulce en el que una nueva generación de músicos está encontrado una manera tan sólida como personal a la hora de expresarse.

Valga como botón de muestra éste, el primer álbum del contrabajista Amadeu Adell. En él hay el posicionamiento clásico que se puede esperar, pero, más allá de eso, es un disco que entronca directamente con un jazz contemporáneo y, en cierto modo, propio. Adell, con su grupo (Miquel Casany, José Luis Granell y Juanjo Garcerá), no se somete a la tiranía de lo ya hecho, de lo aprendido y ejecutado durante años, de lo académicamente correcto. El escucha en su mundo y su mundo no es el del bebop ni el del free jazz, sino el de la música realizada durante su vida. Amadeu es, como tantos otros compañeros de generación, de los músicos que se inició en esto dentro del rock y que, antes de decantarse por el jazz, ha participado en álbumes de folk o de música clásica. Es, a partir de entonces, con unos conocimientos abiertos y una depurada técnica instrumental, cuando se puede empezar a crear. El contrabajista firma todos los cortes del disco y rechaza de plano introducir versiones de clásicos que, probablemente, aunque admire, no le reflejan como creativo.”

Esteban Perez, Todas las Novedades, June 2003

CD-cover Amadeu Adell - Innsbruck

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s